Lipodermatoesclerosis

¿QUÉ ES LA LIPODERMATOESCLEROSIS?

Lipodermatoesclerosis (LDS) es un trastorno de la piel y tejido conectivo de la extremidad inferior que generalmente causa una coloración oscura en la zona interna del tobillo. LDS es el resultado de la inflamación de la capa de grasa debajo de la epidermis; de ahí el término lipo (grasa) – dermato (piel) – esclerosis (endurecimiento anormal del tejido corporal).

Los pacientes con enfermedad venosa pueden presentar diferentes niveles de gravedad. LDS es generalmente un signo de enfermedad venosa avanzada. A medida que aumenta la gravedad de la enfermedad venosa, aumenta la presión arterial en las venas (hipertensión venosa). Estas altas presiones venosas pueden “empujar” moléculas que funcionan como mecanismos naturales de defensa del cuerpo fuera de la circulación hacia los tejidos alrededor de la pierna y tobillo causando inflamación crónica y daño tisular. Las personas con LDS más severas tienen sus piernas afiladas por encima de los tobillos, formando una banda de constricción parecida a una botella de champagne invertida.

Lipodermatosclerosis

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA LIPODERMATOESCLEROSIS?

El diagnóstico adecuado comienza tomando una historia médica de los pacientes haciéndoles preguntas relacionadas con episodios previos de trombosis venosa profunda (TVP) y/o cualquier historia familiar de trastornos venosos. Esto junto con un examen físico ayuda a guiar el siguiente paso. Utilizando la ecografía dúplex, los médicos pueden visualizar la anatomía de los sistemas venosos profundos, superficiales y perforantes y su función.

¿CÓMO SE TRATA LA LIPODERMATOESCLEROSIS?

En cuanto al tratamiento de LDS, se comienza con un método conservador que reduce la presión de la vena con elevación de la pierna y medias de compresión elásticas. Sin embargo, en algunos casos será necesario un tratamiento basado en el uso de un catéter para reducir aún más la presión venosa. La causa más común de presión elevada de las venas es el reflujo de la sangre en la vena safena. El reflujo de la vena safena se trata con tecnología de ablación endovenosa que puede realizarse bajo anestesia local en el consultorio del cirujano vascular. La segunda causa más común de la presión elevado de las venas es la obstrucción profunda de las venas (cicatrización) resultante de una trombosis venosa profunda previa (coágulos sanguíneos). En estos casos las venas obstruidas pueden ser dilatadas con globos endovenosos, seguido de la colocación de una cánula para mantener un buen flujo sanguíneo. Estos procedimientos también se pueden hacer en la oficina del cirujano vascular con sedación ligera.

Al controlar la presión elevada de las venas que causa Lipodermatoesclerosis, los pacientes típicamente no progresarán hasta la forma más avanzada de enfermedad venosa, es decir, una gran úlcera en el tobillo mediano.

¿CUÁL TRATAMIENTO ES ADECUADO PARA MÍ?

El Dr. Almeida elegirá la técnica menos invasiva y más adecuada para tratar su lipodermatoesclerosis con un tiempo de recuperación mínimo. Factores tales como su salud general, historia médica, preferencia personal y condición vascular se evaluarán para determinar el mejor tratamiento a seguir.

Cada tratamiento tiene su conjunto de posibles riesgos y efectos secundarios, los cuales el Dr. Almeida discutirá con usted antes del procedimiento.

Comuníquese con la oficina de Miami Vein Center para programar una consulta con el Dr. Almeida y averigüe la causa y las opciones de tratamiento disponibles para usted.